Blog

Regimen Fiscal “Residente No Habitual” en Portugal

Regimen Fiscal “Residente No Habitual” en Portugal

REGIMEN FISCAL “RESIDENTE NO HABITUAL” EN PORTUGAL

Portugal, al igual que España o Francia, creo en la última década un régimen fiscal muy atractivo en sede de IRPF para los residentes no habituales (RNH), con el objetivo de captar inversión extrajera y atraer para Portugal profesionales no residentes que sean trabajadores cualificados en actividades de alto valor “acrescentado” (añadido), de carácter científico, artístico o técnico, así como para inversores con elevados rendimientos y beneficiarios de pensiones, (jubilados), con pensiones obtenidas en el extranjero.

Este régimen aprobado por el Decreto-Lei n.º 249/2009, consiste en tributar de forma menos gravosa los rendimientos de trabajo de estos colectivos, existiendo la posibilidad de una exención de tributación cuando esos rendimientos provengan del extranjero.

Los contribuyentes que adquieran este estatuto de residente no habitual serán tributados como tal por un período de 10 años consecutivos, improrrogables.

Para beneficiarse de este régimen es necesarios cumplir una serie de condiciones:

    • No haber sido residente fiscal en Portugal en los últimos cinco años,
    • Haber permanecido en Portugal por un tiempo de más de 183 días, seguidos o intercalados, dentro del mismo año.
    • Solicitar la inscripción como RNH en las Finanças, cuando se inscribe como residente fiscal en Portugal, o hasta el 31 de marzo del año siguiente en que se inscribió como residente fiscal.

En términos de rendimientos la tributación aplicada es diferente, dependiendo donde sean obtenidas esas fuentes de rendimientos, Portugal o en el extranjero.

Cuando los rendimientos de trabajo sean obtenidos en Portugal, bien sean trabajadores dependientes o independientes, cualificados en actividades de alto valor acrecentado, con carácter científico, artístico o técnico, serán tributados a la tasa especial del 20%, al igual que inversores con elevados rendimientos, administradores y cuadros superiores de empresas.

En el caso de rendimientos provenientes de fuentes extranjeras, (dividendos, plusvalías pensiones y otros rendimientos de capital), estarán exentos de tributación en Portugal.

Este régimen fiscal RNH, unidos al desaparecido Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, entre cónyuges, ascendientes y descendientes, hace de Portugal un país con unas condiciones fiscales muy interesantes para inversores y pensionistas comunitarios y extracomunitarios.

Mª José Muñoz Toro
Abogado